Sunday, December 16, 2007

ENTREVISTA A FLORES SALGADO EN BLOG ESCRITORES PROVINCIANOS


















La letra mata. Es el nombre blog de Roberto Flores http://laletramata.blogspot.com/.Roberto es de Arica, pero vive hace rato en Santiago. Un nortino transplantado a la capital por la literatura. Además de profesor, es magíster en literatura de la Universidad de Chile. Tiene publicadas los texto: "La calle es libre" (cuentos), "El Héroe" (novela), "Historias Limítrofes" (cuentos), "En días de invierno boliviano" (novela).


- Eres de Arica, te vas a Santiago ¿Sentiste el cambio en lo personal y lo literario?


En lo personal indudablemente que sí. Los espacios, creo determinan un carácter, ayudando a esto algunos genes dominantes. La gente del altiplano – en el caso de mi padre- es extremadamente contemplativa. Por genes y espacio, algo de altiplano y desierto, soy extremadamente contemplativo, muy callado y serio. Ser así en Santiago no es algo muy normal. Pero para mí la bulla produce un buen efecto, como el que hace un disco de varios colores rodando: la suma de ellos es el blanco. Aquí la suma de la bulla es un silencio particular y bastante productivo.En lo literario sí. También hay infinidad de historias, múltiples espacios, cantidad de sensaciones. Hay harto material, como hartas algas en los mares del sur, tanto que a veces pienso que dichas argumentos llegarían a podrirse si es que no las rescato a tiempo.




- ¿Cómo vinculas tus estudios de literatura a tu trabajo literario?


Sí, los estudios literarios ayudan, pero no lo son todo. Creo que para llegar a ser un aporte en la literatura latinoamericana dos aspectos claves a considerar son las estructuras invisibles de las obras que uno pretende narrar y el otro es que las historias sean llamativas como la primera literatura, que era contada por personas sin instrucción, pero con el talento de hipnotizar y llevar a la gente, a través del lenguaje, a sentir placer estético. Si me quedo nada más que con mi labor de estudioso, mi literatura puede volverse opaca y carente de magia; si me empantano en el segundo punto, podría quedarme en la superficialidad y perder la ocasión de que mis textos, entre líneas, dialoguen con las grandes problemáticas e ideas que han marcado al hombre.




- Sé que mantienes dos libros de cuentos y una novela ¿Vienen otras dos novelas? ¿Cómo ha sido tu vinculación con las editoriales? ¿En este sentido, te resultó complicado publicar?


Publicar ha sido como escribir una novela nada más que en otros soportes. Toda una aventura. Mi primer texto fue una autoedición de 200 ejemplares publicados en Tacna. El segundo fue tomado por una editorial que creyó en el proyecto, sin que yo me hiciera ninguna expectativa. El tercero también fue una autoedición. Tenía “Historias Limítrofes” listo y llegando diciembre de 2006 recibí harta plata en el trabajo. Pensé que sería bueno publicar y de la noche a la mañana viajé al norte y asunto arreglado. El cuarto – precisamente hoy me llegó por correo dos cajas con 150 ejemplares- ganó en una convocatoria de la editorial del Colegio de Profesores.Ha sido relativamente fácil, en el sentido en que los vientos llegan en un momento preciso y uno nada más debe lanzarse a ellos para volar. Publicar es una circunstancia para el escritor. Uno, en realidad, ya está pagado con la experiencia bendita de escribir, rabiar con sus personajes, llorar con ellos y sentir que eso pasó en alguna de las dimensiones que posee el universo, que uno fue parte de aquello.Como vendedor he ido involucionando: con el primero fue súper eficiente. Con el tercero te digo que los tengo todavía embalados.




-¿Qué autor recomendarías leer, antes de ponerse a escribir un cuento o una novela?Los grandes: Chejov, Kafka, Maupassant, Julio Ramón Ribeyro, García Márquez, Borges, Cortázar, Vargas Llosa de los primeros textos, Benedetti en poesía y novela. Recomendaría la lectura de la Biblia, también. Además de mitología griega y latina; ambas son una fuente de historias muy bien armadas. Pero además otros textos, se me ocurre como filosofía de autores griegos, que es un poco más clara y didáctica, al igual que filósofos cristianos, y los existencialistas, que ya requiere un horizonte de expectativas mayor. Pero, a parte de leer: vivir; tener conciencia de cada segundo; escuchar conversaciones de micro, observar a la gente desde un café. Ver el comportamiento humano es también un acto de lectura.




- ¿Cómo ves el desarrollo de la literatura en el norte, y en este sentido como proyectas el blog? ¿Matará el blog a las editoriales?


Todas las regiones poseen muy buena literatura. El blog es un poderoso instrumento para la difusión. Creo que el soporte tradicional de las novelas, el libro, va a ir dando paso a una novela en otros soportes, que será mucho más potente; al menos esa es mi propuesta en “5027 pasos” un texto en el que ahora estoy trabajando.




- ¿A tu juicio, cuál es y será la trascendencia de Hernán Rivera Letelier para la literatura del norte, o no la tendrá? ¿Crees que hay literatura nortina?


Rivera Letelier es parte de la historia viviente de la literatura. Posiblemente escribe una narrativa que no es del tipo de literatura que me llama la atención, eso es cuestión de gustos; hay que reconocer que tiene la “unción” de los buenos narradores, esos que sacan una y otra historia y fabulan de nada. Eso falta, creo, al menos desde mi postura estética.Sí, si hay escritura nortina. Faltan sí, urgentemente, los críticos e intelectuales que escriban sobre ella, esa tribu es la que escasea, lamentablemente.




- ¿Qué historias crees que falta contar aquí en el norte?


Infinitas, así como la arena del desierto. Quizás nos sorprenda una que no tenga tintes épicos – como los de la salitrera, la montaña, el altiplano- y que sea más íntima, como la de la niña que salió de cuarto medio, no trabaja y cuida a sus hermanos. Con eso quiero decir que no sólo es historia, también técnica y diálogo de grandes ideas y pensamientos profundos.




- ¿Por qué la letra mata?


La extraje de un versículo bíblico de una de las epístolas de San Pablo. Él le escribe a cristianos poco pragmáticos, muy fríos y poco cálidos, demasiado intelectualoides. Los reta: “la letra mata, pero el espíritu vivifica”. Eran tipos que pasaban leyendo la Biblia, pero no la ponían en práctica. Yo también creo eso: leemos mucho, a veces, y vivimos poco. La literatura es también vida, por qué la limitamos a una sarta de papeles.


(Fotografía: Roberto Flores Salgado en el sector de Conanoxa, quebrada de Camarones)

Thursday, December 06, 2007

COBERTURA DE PRENSA NORTINA A ÚLTIMA PUBLICACIÓN







Tuesday, December 04, 2007

PALABRAS PRELIMINARES



“Los Organismos” es una recopilación de cuentos que escribí en la época en que era un liceano, tiempo en el cual empecé a interesarme por los escritores del Boom latinoamericano y algunos cuentistas clásicos – en la acepción genérica, no artística del término- de la estatura de Antón Chejov y Frank Kafka. Nunca sentí con demasiada intensidad la idea de compartir mis escritos aunque, debo reconocerlo, traté de ostentar el título de escritor para bombear con cierta justificación ese inquieto globo llamado ego. La idea era escribir, ganar concursos, ser popular, pero evitar ser leído. Eso producía (aún lo sigue haciendo) una especie de pudor, esa misma vergüenza que nos arrecia cuando husmean en nuestras intimidades o de manera casual nos descubren en actos o costumbres que, sin ser groseros u obscenos necesariamente, son parte de los juegos y travesuras del niño que llevamos dentro.



Por su parte, “Cuentos Pentecostales” es una familia de relatos que surge después de dos o tres años de ayuno literario. En éste quise reflejar con tono crítico pero misericordioso, el extravagante, singular y genial mundo de los evangélicos, rico en historias sorprendentes de milagros, exorcismos y portentosas hazañas de próceres de la fe, temática con muy pocos precedentes dentro de la literatura latinoamericana y que constituye, por tanto, material suficiente para eventuales entregas, posteriores a ésta.

Ambos libritos constituyen “La Calle es Libre”, colección de relatos que me atrevo a presentar a ustedes en este volumen. En él dejo entrever, así como por persianas o cerraduras de las puertas, el anhelo legítimo de libertad que molesta en cada uno de nosotros.

Determinados regímenes, llámense políticos, religiosos, culturales u otros, tienen la facultad absurda de reprimir esa búsqueda, - la cual es inentendible si no existiese la constante expresión del alma que se traduce en el verbo, la corchea o el rayón- . Sin embargo, y pese a la cólera de los autócratas gobernantes de aquellos regímenes, este bichito es asombrosamente escurridizo y, tarde o temprano, fraguado y preparado por los golpes recibidos en el trayecto, espera a manos abiertas y con los brazos duros, venosos, fortalecidos, el botín preciado: la ansiada libertad.

Lejos de pretender instrumentalizar la literatura con el fin último de hacer prosélitos de modo inescrupuloso (me adelanto a los hechos y me atrevo a vaticinar que, una de las críticas a esta entrega será este “panfletarismo descarado” de la causa evangélica), creo que la literatura no admite ser usada, pero si ser amada; todos arte debe ser visto desde esta perspectiva para ser eficaz; no obstante, esta esposa posee, al igual que toda manifestación artística, un compromiso con el hombre, el tocar fibras microscópicas, el desnudarnos y conmovernos frente al cosmos – visto desde una lupa u observado tras un telescopio- y recordarnos lo que somos: un ser que necesita reposar del mucho hacer y que imperiosamente debe volver a su lugar.

Es lo que anhelo en cada una de estas líneas, entre ellas y las que los lectores puedan armar a partir de éstas. Disculpadme si no lo logro a cabalidad.

Sinceramente.


Arica, enero 2000.

(Prólogo a "La Calle es Libre", primera publicación de Roberto Flores Salgado).

Saturday, December 01, 2007

"EN DÍAS DE INVIERNO BOLIVIANO" SALE A LA LUZ


Mi novela, "En días de invierno boliviano", ha sido publicada por Editorial Magisterio, en el marco de la Convocatoria 2007. Los ejemplares están siendo distribuidos en bibliotecas y escuelas del país. Próximamente el Colegio de Profesores hará un lanzamiento de los textos ganadores del certamen en la ciudad de Santiago.
Para adquirir el texto escribir un email a robertoflores77@hotmail.com
Éste tiene un valor de $ 2.500 pesos más gastos de envío.