Sunday, March 02, 2008

SEMBLANZA LITERARIA A FLORES SALGADO

El Morrocotudo es uno de los diarios ciudadanos más importantes de nuestro país, con un récord de visitas diarias que supera ampliamente 10.000 lectores.
Daniel Rojas Pachas colabora en este medio. Nació en Lima, es hijo de madre peruana y padre chileno, estudió literatura en la Universidad de Tarapacá, y en la actualidad se ha transformado en una voz señera de los estudios literarios en el norte del país. Además es poeta.
En la edición de El Morrocotudo del domingo 2 de marzo, inicia su ciclo Semblanzas Profundas, abordando a autores nortinos, analizando mis textos. Debo reconocer que por primera vez en mi carrera, alguien hace una síntesis tan atinada y profunda de lo que escribo.
Lo escrito por él a continuación:
Roberto Flores Salgado, licenciado en educación y magíster en literatura, nació en Arica el año 1974 y realizó sus estudios de pre-grado en la universidad de Tarapacá. Actualmente reside en Santiago y combina la docencia con su voluntaria adhesión a las letras. Su fértil obra narrativa, se compone de libros de cuentos como Historias Limítrofes, La calle es libre y novelas como el Héroe y En días de invierno Boliviano. En tal medida, hemos elegido su persona y producción artística para dar inicio a esta nueva sección cultural de nuestro diario, la cual procura rescatar y promover el quehacer literario del norte, con especial atención en los baluartes de nuestra región. Flores Salgado que recientemente publicó su novela En días de invierno Boliviano, se perfila como un narrador chileno de gran conocimiento, lector perspicaz y creador con oficio. Su versatilidad le permite abordar una historia sin complacencia, eludiendo las gastadas muletillas del best seller o paraliteratura. La arquitectura de En días de invierno Boliviano, es un juego ambicioso que combina saltos espacio-tiempo acompañados por una prosa amistosa capaz de crear momentos y personajes entrañables, que reflejan mucho de nuestra identidad, plagada de aciertos y contradicciones; lo cual recuerda al vanguardista Manuel Rojas en Hijo de Ladrón. Esto nos permite ubicar al joven narrador Ariqueño dentro del canon literario nacional. El uso de flashbacks y voces que se cruzan, cada una con su respectivo discurso. Le permite cubrir la gesta de una familia Ariqueña de origen Aymara; desde el tiempo en que Tacna aún partencía a chile, paseando al lector por hitos como la construcción del estadio Carlos Ditborn y el mundial del 62, el gobierno de la unidad popular y el plebiscito nacional, hasta llegar al presente. Para el lector fronterizo, la obra tiene un plus, ya que la atmósfera se nutre de nuestras calles, personas y costumbres. Sin embargo, esta, lejos de tratarse tan sólo de un retrato localista plagado de referencias, consigue universalizarse al tratar importantes temas como la amistad y hermandad frente a la traición y oportunismo, la tradición opuesta a la modernidad, el orgullo y amor a las raíces y antepasados, el mestizaje, la crisis de identidad y autoestima, heridas por el prejuicio y la xenofobia. Tanto en la novela como en sus cuentos, nos topamos con los afro-descendientes de Azapa, los Aymaras, las relaciones interraciales y el contacto privilegiado que tenemos en virtud del hitotripartito. La preocupación de Flores, en cuanto al racismo y sus nefastas consecuencias, aumenta su potencial y panorama narrativo y nos recuerda a grandes indigenistas peruanos como Ciro Alegría y José Maria Arguedas y a preocupados hombres de las letras como Asturias y Carpentier, Americanistas que abogaron por la riqueza y magia tras la mezcla de culturas. Mas no debemos encasillar su trabajo, pues avanzando en el análisis, nos topamos con otra interesante faceta, la urbanidad y crisis existencial del hombre. Tal es el caso del Héroe, en la cual satiriza a nuestra sociedad y sus absurdas maneras, consumismo y violencia, hay que añadir a esto la pugna de poder, el tema de la dictadura y el hombre ante las estructuras sociales. Saltamos así de los parámetros localistas y nacionales o lo antropológico, pasando a temas que nos vinculan con la filosofía, la sociología, la psiquiatría moderna y las ideas políticas revolucionarias. Ya que si en el escaño anterior, vimos pasajes que rememoran capítulos trágicos de los Perros hambrientos o Yawar fiesta, aquí podemos penetrar a la interioridad herida y la confusión que se produce en la edificación del yo. El sentido de pertenencia, la alteridad y las libertades personales, desnudas ante el maltrato y hostigamiento del medio y los preconceptos. Un cuento maravilloso de Historias Limítrofes, La Frontera de mi corazón, nos recuerda a Julio Ramón Ribeyro, esa dúctil forma que tenia el peruano para decantar los tipos humanos. En su relato breve, Flores Salgado nos pone al tanto del viaje que realiza a Tacna un niño con su tía. El doble discurso de esta, su ternura pero ambiguo comportamiento en función de la piel, invita a este joven a adoptar una superioridad frente al peruano para luego defraudado, descubrir su parecido físico al promedio del país vecino, lo cual paradójicamente lo hace un extranjero en su tierra. Flores Salgado no elude aquí sus graciosas y punzantes referencias a la cultura pop chicha de ambos lados de la línea de la concordia, Ferrando y su trampolín, el Miranda, Inca Cola, el paseo Sangra, pero tras ello, subyace un gran problema, la alienación, la marginalidad, el sentimiento de fracaso y repulsa que el otro gesta en ti acoquinando tu ser. Así ocurre con otro de sus grandes personajes, Gustavo Carrasco o el Comandante Colque, una ficcionalización del caudillo revolucionario, líder ideológico de Inti, movimiento reivindicatorio de los pueblos indígenas, Flores consigue a través de este personaje mostrar el otro lado de la represión, al que se le enrostra el puño pero que no responde servil. El trayecto del comandante, es para el lector, un acercamiento a lo que es hoy, la nueva novela histórica, una representación de hechos verídicos y pertinentes de nuestra realidad, pero no al estilo de Sir Walter Scott o los decimonónicos, sino que en función de personajes alternos que desvían la atención del centro y nos permiten vistas periféricas e insospechadas a situaciones tantas veces contadas, aquí se trata la dictadura de Pinochet, sus fuerzas de inteligencia, la preparación del plebiscito y una pincelada a la historia continental del terrorismo, con figuras como Abimael Guzmán, Sendero Luminoso y el MRTA. Lo cual trae a colación a otros narradores. En este caso, los del llamado boom latinoamericano, como Vargas llosa eso sin contar a la generación del cincuenta en Chile, la llamada generación existencialista compuesta por Jorge Edwards, Lafourcade, Donoso y Guillermo Blanco entre otros. En definitiva, podríamos ajustar el trabajo de Flores Salgado, al de un narrador erudito con una importante biblioteca a cuestas, capaz de tomar lo mejor de la tradición y la vanguardia, e inscribirse con éxito en un Neo-realismo que juega con ricos elementos estructurales y narratológicos. Lo que se traduce en formas innovadoras de ficcionalizar la historia, para así poder ubicar sus existencias noveladas, transitando en la memoria de todos nosotros como espejos de nuestros defectos, manías, contradicciones, esperanzas y sueños.

0 Comments:

Post a Comment

<< Home